La socialización de la idea de género en el Dia de la Mujer

El ocho de marzo se celebra el día de la mujer. Con la mejor intención en España y Portugal se difunden mensajes de apoyo, que recuerdan a la mujer, a un tipo de mujer, más bien a un estereotipo concreto. A una mujer más bien anclada en imágenes que los emisores del mensaje tienen enraizada. Muchos la ubican indirectamente en el mismo lugar donde el siglo XIX la dejó: el hogar, sin habitación propia, a la sombra -como hija, madre o esposa- de un hombre  con una ventana que da al ámbito público. Mensajes que loan a esa mujer abnegada, que recuerdan la belleza de la sumisión y que terminan por aplaudir indirectamente la entrega a una familia a costa de una vida donde se renuncian voluntariamente a intereses personales en pro del prójimo. Pueden ser los hijos por los que tantas mujeres han renunciado a ascender en sus carreras profesionales (“por verlos crecer”), pueden ser los mayores, que tantos esfuerzos han absorbido durante generaciones. Aquí no citaré ejemplos que remitan a la excepción a la regla, me estoy refiriendo a lo denominado por los estudios de ciencias sociales “la economía de los cuidados“, tradicionalmente asignada a las mujeres, y actualmente perpetuada hacia ellas y por ellas de muchas maneras.

 

Retrato de la división de género en el siglo XIX a partir de las asociaciones (1). 

Se asigna esa imagen a las mujeres precisamente por las cuestiones ocultas tras múltiples códigos sociales, socializados durante generaciones en la esfera pública y privada. Lo importante es reconocerlos. Veo tristemente como son confundidos con una facilidad asustadora, perpetuando el desconocimiento sobre esos temas que nos afectan a todos y a todas.

Comienzan hablando de reducir “las diferencias de género”, cuando lo que hay que reducir es la desigualdad entre hombres y mujeres, diferenciados por sexos masculino y femenino. El género es un concepto construido culturalmente, según el cual se asignan a la persona diferentes tareas y roles sociales en función de su sexo biológico, sea femenino o masculino. La asunción de la identidad de género se debe al proceso social de aculturación, de asumir la categoría de género, esa «interpretación cultural e histórica que cada sociedad elabora en torno a la diferenciación sexual» (2).

Infelizmente, en España y Portugal se han heredado prácticas culturales con hondas raíces sociales en el sistema patriarcal. Desde el siglo XIX ayudó a establecer una rígida división en la esfera pública (dedicada a los hombres), y la esfera privada (“entregada” a las mujeres). La mujer a la casa, y el varón –pater familias– a trabajar fuera de ella. Esa visión fue especialmente promovida por periodos conservadores, y perpetuada con políticas matrices de las actuales realidades de España o Portugal: las dictaduras de Franco o Salazar. Sus leyes sustentaron un giro involucionista, que ignoraba los avances sociales que intentaban igualar a las mujeres en la esfera pública. Se recluyó socialmente a las mujeres a la esfera privada, al cuidado de los niños y de las tareas relacionadas con el hogar; mientras –con las connotaciones de los términos de “tareas” o “trabajos”-, los hombres tenían asignadas los trabajos en la esfera pública (3).  El sistema patriarcal era axial en esa división, según la cual, los aspectos considerados relevantes en la esfera pública y las múltiples responsabilidades de la vida cotidiana estaban, por principio, asignadas a los varones. Esa división históricamente se justificó siguiendo supuestos motivos biológicos que no sólo se basaban en la maternidad, sino que incluso llegaban e explicar «científicamente» la inferioridad de la mujer. Si bien legalmente ha desaparecido ese estatuto diferenciado, aún perduran en los usos sociales y culturales parte de esa visión sesgada, de muchas maneras. 

Si el sistema patriarcal fuese comparado con un pulpo, podemos decir que abrazaba con sus tentáculos a todas las áreas sociales. Desde la más importante hasta el mínimo detalle: desde la antigua consideración de la mujer como una dependiente de un poder responsable, a las lecturas de lo irracional desde la perspectiva de la histeria, o a la percepción errada de que por su sexo cuentan con menos competencias en una área (el viejo topos de la mecánica, o las ciencias duras, que es educativo). Se pueden citar también actuaciones concretas que han afectado a varias generaciones, como dar estudios universitarios sólo a los varones de la familia o, si eran para las mujeres, que fuesen estudios adecuados a su sexo, como las artes o la enseñanza, fomentando la formación y educación en diferentes campos. La asunción de la identidad del género y la educación subliminal en la misma comienza en la casa, sigue por los comentarios que dicen los profesores, continua entre las amistades y se refleja en lo que los “padres” quieren que sus “hijos” sean en el futuro (padres e hijos, en plural masculino ambos, englobando infelizmente a los dos sexos, masculino y femenino, invisibilizando a este).

Esa visión patriarcal, así como las profundas diferencias de género, han marcado nuestra sociedad contemporánea, y asó lo reflejan las estadísticas europeas o las noticias. Sin embargo, muchos niegan esta realidad ignorando de lo que hablan. «Yo, ni machista ni feminista, quiero igualdad», repiten docentes que trabajan en el campo académico, mostrando desconocer profundamente el significado de esos términos. De forma muy simplificada, como está escrito este texto, donde resumo contenidos que he extendido en diversas conferencias (4): feminismo, con el sufijo -ismo, vendría a ser amor por la mujer, traducido en la doctrina o conjunto de ideas sobre la mujer, a quien se quiere igualar al hombre. En su definición de la RAE, feminismo es la «ideología que busca la igualdad entre hombres y mujeres.» Mientras, el machismo no busca ninguna igualdad, pues es la «forma de discriminación sexista caracterizada por la preevalencia del varón» (5). En vulgata: exaltar los valores de la figura del macho, con todo lo que este perfil implica, desde las versiones retratadas por el arte, desde Carmen hasta el Don Juan, hasta los asesinatos que vemos diariamente en las noticias. Quien diga que es feminista pero quiere revanchas históricas contra los hombres está falseando el discurso, porque eso no es feminismo, que sólo busca conseguir la verdadera igualdad.

El género es una construcción social basada en la diferencia de roles y tareas asignadas a las personas en función de que sean hombres o mujeres. Por ello, es incorrecto, si quiero hablar de igualdad, que yo hable de mi género, como si fuera algo sinónimo de ser mujer, porque los significados del género varían en función de las culturas y el momento histórico que estas mismas vivan. Basta dar un ejemplo extremo: piensen en las mujeres del Irán antes de la revolución islámica, y las mujeres de Irán en 2023, siendo asesinadas o envenenadas por no querer llevar un hiyad cubriendo su cabello. Todos los significados que rodean el hecho de ser mujer culturalmente han variado siguiendo sectores ultra-conservadores dominantes en el poder, y todas las obligaciones que están imponiendo a esas mujeres se basan en la asunción de estereotipos de género que están construidos por hombres. Piensen en las mujeres de Afganistán en 1972 o actualmente. Tales ejemplos revelan de modo simple los cambios culturales relacionados con el concepto de género, los roles y normas que lo rigen y que se asocian en todos los campos a una visión concreta sobre lo que deben ser o hacer las mujeres y, en este caso desde una perspectiva misógina, consiguen influir directamente sobre su realidad, aceptada o no por las propias mujeres.

Las diferencias de género deben ser eliminadas. No hay que reducirlas, deben desaparecer. La diferencia de género debe desaparecer, no disminuir, tratar a todos como personas, por sus bondades y méritos, independientemente de su sexo, palabra que por sus connotaciones tabúes suele ser substituida erradamente como sinónimo de género. Pero no son sinónimas sexo y género, como intento explicar aquí, aunque se intenten intercambiar. Por un lado, la palabra sexo es tabú. Por otro lado, feminismo encabeza un vocabulario que normalmente asusta a hombres y mujeres defensores del sistema patriarcal. Por lo tanto, muchos se refugian en el concepto de “género”. Quienes rehuyen estos términos no quieren conocer el análisis estructural de los fenómenos que subyacen tras los comportamientos, patrones del lenguaje y transmisión social de las imágenes.

Afecta a muchas más personas de lo que pensamos. Yo de joven, en mi desconocimiento, repelía esas palabras. Además, creía ingenuamente que las diferencias habían desaparecido hace treinta años, porque no veía claramente lo que pasaba a mi aldededor, y porque no entendía que los asesinatos de mujeres son la punta visible del iceberg que comienza con los micro-machismos. Yo creía que existía un tratamiento de igualdad plena, pero no. Felizmente me incluyo en ese plural de mujeres que en 2023 ven la realidad global y consideran que no hay igualdad plena para todas. Cuando tenía 30 años yo misma proclamaba que «la igualdad ya existía». Creía que eso del feminismo eran cosas de extremistas, como bien se ocupaban de difundir hombres y mujeres que ocultaban su machismo silencioso bajo la confusión de estos estereotipos. Pero basta con mirar las estadísticas de cada país para ver que ninguno completa la igualdad, y cómo la Unión Europea sigue luchando con disminuir las diferencias entre hombres y mujeres en todos sus territorios.

De manera sublime se han encargado de perpetuar esta diferencia los cuentos, las canciones, la educación en el seno del hogar, el entrenamiento indirecto a través de los juegos y tantos otros mensajes que recibimos cada día desde la infancia o la juventud (2). Cuando me justifican que a las niñas les gustan las muñecas y las cocinitas, les digo que piensen en las imágenes que hacen que las niñas quieran jugar con ellas, porque es un factor socialmente condicionado por muchos estímulos. Difundo esto analizando el siglo XIX, pero veo como se siguen reproduciendo, aún en el siglo XXI, equivalentes procesos de socialización de la diferencia. Acabarán el día en que los niños jueguen con muñecas (puede ser empleándolas como si fueran puppet o marionetas, no me refiero el videojuego donde juegan con una Lara Croft). Allí todo habrá cambiado. Cuando esa diferencia a la hora de escoger no esté determinada por motivos culturales.

Hasta tal punto llega el aprendizaje por los estímulos indirectos, que las mujeres viendo patrones equivalentes, siguen los modelos que están en su entorno familiar o social. El denominado efecto Matilda se refiere a esa misma idea. Que no voy a explicar aquí, como tantas otras de las que hablaré brevemente para una charla sobre el tema para adolescentes (6): machismo, feminismo, roles de género, cosificación… y formas de reproducir el sesgo de género. El gender bias en nuestro día a día actúa constantemente, son los preconceptos de las cualidades que asignamos a hombres y mujeres, y condicionan indirectamente la percepción en todas las situaciones, que terminan por afectar profesionalmente al trabajo que podemos desempeñar: cuando somos o no escogidos para realizarlo, cuando se reciben o no facilidades por ser hombre o mujer teniendo el mismo mérito, cuando se dudan de las capacidades de una persna para desempeñar una determinada tarea en función de su sexo. 

Muchas gracias por contribuir a la reflexión. 

Referencias citadas

1-María Zozaya-Montes (Dir.), «Os patrimónios da sociabilidade I, As associações em Évora», Prod. CIDEHUS-UÉ, sept. 2022.

2- Marta Lamas, «La antropología feminista y la categoría “género”», Nueva Antropología, vol. VIII, núm. 30 (nov. 1986), pp. 173-198, Asociación Nueva Antropología A.C. México. 

3- María Zozaya-Montes, «La Sombra. Mujer y familia en un club privado masculino. El Casino de Madrid, 1836-1920», Revista Historia Contemporánea. 49, (2014, II), Disponible en: https://ojs.ehu.eus/index.php/HC/article/view/13838 

4- Conferencias sobre la división de género reflejada en los espacios de sociabilidad:

M. Zozaya-Montes, “Desigualdad privada, igualdad pública. Mujeres en los círculos masculinos que prohibian su entrada”, http://sociabilidad.hypotheses.org/894 , 16-11-2015.

María Zozaya-Montes: “Prohibida la entrada  a mujeres”, Investigaciones, https://mariazozaya.wordpress.com/, 20-10-2014.

María Zozaya-Montes: ¿Tuvieron voz las mujeres… en las asociaciones masculinas del siglo XIX? Sociabilidad y Elites, ISSN 2444-8052, 8-8- 2018 (resumen de la conferencia en Ciencia Viva, Lisboa 2018) , https://sociabilidad.hypotheses.org/1425 

5- RAE, Real Academia Española de la Lengua, https://dle.rae.es/feminismo 

Feminismo: 1. m. Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre. 2. m. Movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo.

Machismo: 1. m. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres2. m. Forma de discriminación sexista caracterizada por la prevalencia del varón.

6- María Zozaya-Montes “Conceptos sobre la diferenciación cultural del género y sus raíces históricas”, 7 Women Scientists at  «Speed dating»,  Escola Segundaria Severim de Faria, Coord. Universidade de Évora, 9 marzo 2023.

Sugerencia de cita de esta entrada:

María Zozaya-Montes, «La socialización de la idea de género en el Dia de la Mujer», Socyhume: socciabilidad y patrimonio, ISSN 2952-1130, 8 de marzo de 2023. Online: https://socyhume.hypotheses.org/2145 

 



Cite this blog post
Maria Zozaya (2023, March 8). La socialización de la idea de género en el Dia de la Mujer. SOCYHUME: sociabilidad y patrimonio. Retrieved June 17, 2024, from https://doi.org/10.58079/ug8v

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.